Vincent Van Gogh y los Olivos

Hoy recordamos a Vincent Van Gogh, uno de los artistas nacido en los Países Bajos que mejor reflejaron la yuxtaposición entre el arte de la pintura y todo lo que significaba todo lo referente al vino, como así tambiéna a las bebidas espirituosas hacia finales del siglo XIX en Francia. Y es que este pintor post impresionista fue junto a Toulouse Lautrec, Degas, Picasso, Gauguin, y otros grandes artistas de la escena cultural, uno de los tantos que expresaron en sus obras el mundo de la noche, de las luces, los bares y las tabernas siempre acompañados de bebidas que en esa época se consumían en las madrugadas de los bares parisinos, como el vino, el champagne, cervezas, whisky y absenta, entre tantas otras. La diferencia en Van Gogh fue quizás diametralmente opuesta a Toulouse Lautrec o a Paul Gauguin, ya que estos últimos describían tabernas bulliciosas con bailarinas y grandes grupos de amigos conversando en las mesas, mientras Van Gogh expresaba en sus obras la embriaguez, la depresión, gente sola y perdida por la bebida y absortos en su soledad.
Quizás conformara esta realidad parte de la adicción y excesos de alcohol que se desarrollaba en parte de la vida de Van Gogh, pero bien vale la pregunta de quien describiría esa verdadera realidad de la noche parisina, o quizás tal vez pintaban dos imágenes opuestas de la misma realidad ya que es muy cierto que la burguesía parisina prefería más asistir a esos sitios que estar en sus casas, ya que las reuniones sociales y el encuentro entre amigos del ambiente intelecutal estaban en su máximo apogeo, en el años 1888 fue ingresado en el sanatorio de Saint-Paul-de-Mausole, en Saint Rémy. Durante el largo período de recuperación, Van Gogh comenzó a pintar olivos. En total produjo catorce telas con esta temática entre el verano de 1889 y la primavera siguiente, entre las que se cuenta esta escena de la época de la cosecha, le gustaba expresar sus emociones mediante formas naturales, y los olivos resultaron un medio perfecto para plasmar su angustia personal. Las retorcidas y nudosas ramas de los árboles le recordaban a los brazos humanos, alargados y anhelantes; las pinceladas nerviosas pero controladas del artista son un tranquilo grito de auxilo. Para Van Gogh, que había sido predicador laico durante su juventud, las ramas estaban inextricablemente ligadas al sufrimiento de Cristo en el jardín de Getsemaní, en el monte de los Olivos.

Van Gogh tenía muy presente la conexión bíblica porque en 1889 Paul Gauguin había pintado una versión de Cristo en el jardín de los Olivos en el que el Mesías tenía los rasgos del pintor. A Van Gogh le gustó la idea, pero jamás se sintió cómodo pintando escenas imaginarias.  Prefirió dar “una expresión de angustia sin apuntar hacia el histórico jardín de Getsemaní”.Finalmente  va a retratar ese estado de ánimo que lo plasma en desolación y abandono, reflejando quizás palpablemente su pensamiento y sus emociones pero que mejor en estos casos que compartir una pequeña reseña de lo que significaban esas obras que tanta historia divulgan. Bon Appetit.

LA ESSENCIA DE LUIGI BOSCA

En la cultura vitivinícola hemos visto que hay conceptos como terroir, que indican un determinado clima, suelo, variedad o trabajo del hombre, y que hace a un vino con características especiales y diferenciadas, pero también tenemos en el mundo de la olivicultura a un nuevo aceite de oliva extra virgen, denominado Essencia y de la reconocida Bodega Luigi Bosca, que debe su nombre al terruño que lo define y caracteriza. Y es así, que Familia Arizu ha venido incursionando en los últimos años en este proyecto del aceite de oliva, donde produjeron en el 2011 unos 4.000 litros de aceite de oliva que serían destinados no solo al mercado interno, sino también al exterior. Gustavo Arizu es el responsable de este nuevo proyecto, y lo expresa así: “Este lanzamiento supone un gran desafío para nuestra bodega que por primera vez incursiona en un mercado que no es el vitivinícola. Essencia Luigi Bosca es el resultado de muchos años de trabajo e investigaciones. Estamos muy contentos con lo que hemos logrado por su nobleza, por su incomparable sabor y por su excelente calidad. El aceite de oliva que estamos produciendo es un producto de alta gama elaborado con los mismos parámetros de calidad que nuestros vinos.”
 Los tres blends de la línea Essencia son el Fruttato Suave, el Fruttato Medio y el Fruttato Intenso, en botellas de 250 ml, y el concepto de Fruttato va a describir la fruta en cada uno de ellos.
El Fruttato Suave tiene un 95% de Arbequina y un 5% de Arauco, con un color amarillo con tonalidades verdosas, aromas vegetales a pasto recién cortado, ligeramente cítrico, con notas de manzana verde, agradable entrada en boca y ligero picor final, el Fruttato Medio tiene Frantoio en 85%, Manzanilla 10% y Arauco 5%, con un color amarillo dorado verdoso, aromas con características de frutos blancos y notas vegetales, suave en boca, equilibrado y fino amargor y el Fruttato Intenso está formado por Frantoio con 85%, Empeltre 10% y un 5% de Arauco, tiene un aspecto visual de un amarillo dorado intenso y tonalidades verdosas, y en nariz se destaca el tomate, la banana, con notas de almendras tostadas, en el aspecto gustativo se presenta intenso, persistente y agradable picor al final de boca.
Como vemos, Bodega Luigi Bosca expresa en su línea Essencia, las diferentes opciones de delicados aceites de oliva extra virgen, que reúne características distintivas de intensidad en su sabor, y que finalmente se indican en el color de cada una de sus etiquetas. Bon Appetit.

Silvio Rodriguez " Aceitunas"

Silvio Rodríguez  nacio el 29 de noviembre de 1946,  es un cantautor, guitarrista y poeta cubano, exponente de la Trova Cubana, que comparte con otros reconocidos cantautores tales como Pablo Milanés, Noel Nicola y Vicente Feliú. Su infancia se desarrolló durante la transición del gobierno de Fulgencio Batista y el inicio de la Revolución cubana, colaborando para esta última desde sus inicios como educador, dibujante, escritor, compositor, militar y político. Comenzó su carrera musical ejerciendo como conductor de televisión, para luego integrarse al Grupo de Experimentación Sonora dirigido por Leo Brouwer, y finalmente consolidándose como solista. Con más de cuatro décadas de carrera musical, ha escrito al menos quinientas cuarenta y ocho canciones y publicado una veintena de álbumes, siendo uno de los cantautores de mayor trascendencia internacional del habla hispana. Acabando el siglo XX, fue elegido en su país junto a Ernesto Lecuona como el mejor compositor cubano del siglo, mientras que a nivel internacional fue galardonado, junto a Joan Manuel Serrat, como el mejor cantautor hispanoamericano de la segunda mitad de siglo y en 1997 como Artista Unesco por la Paz. En el siglo XXI, por su parte, recibió el premio ALBA de 2010, además de recibir el grado de doctor Honoris Causa en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos del Perú, la Universidad Veracruzana de México y la Universidad Nacional de Córdoba de Argentina. Entre los discos más relevantes del cantautor pueden mencionarse algunos de los primeros, tales como Al final de este viaje (1978), Unicornio (1982), Mujeres (1978), Días y flores (1975) y Rabo de nube (1980).
Hoy un oído a la ACEITUNAS.


COLINAS DE GARZÓN: UN ACEITE DE "PUNTA"

En innumerables ocasiones hemos  hablado del contexto en el que se produce y elabora determinado producto, y cómo esto lo hace tan particular y con características tan peculiares. En este caso, el marco es muy cercano a las costas de Punta del Este y José Ignacio, en Uruguay, donde se encuentran las plantaciones de olivo y sus respectivos aceites de oliva conocidos como “Colinas de Garzón”. Es precisamente en Maldonado, en un pueblo conocido como Garzón, con mar y sierras alrededor, en donde nació Agroland, una compañía que posee más de 4.000 hectáreas plantadas con productos alimenticios, entre los que se encuentra el olivo, donde hay más de una docena de variedades de cultivos que provienen de Italia, España, Francia, Israel y Argentina. Los aceites con que cuenta esta empresa son de calidad virgen extra y su acidez es de 0,2%, uno de ellos es un blend de Arbequina y Coratina y el otro, que presentamos hoy, es un aceite de oliva extra virgen trivarietal de Coratina, Barnea y Picual.
El aspecto visual de este aceite de oliva es de un color amarillo dorado intenso, con aromas frutales a banana, que luego se traduce en boca, muy amable entrada, fresco, muy característico en la variedad Picual, la suavidad que la Barnea presenta en los blends y el picor final que la Coratina tan bien transmite.
Un blend muy interesante que se va a expresar óptimamente con pescados y mariscos con características aromáticas, que junto a las brisas cercanas del mar, completan una noche de sensaciones y sabores en las mágicas costas uruguayas. Bon Appetit.

COOPERATIVA LA RIOJANA: ACEITES DE OLIVA DE ALTURA

Desde finales del siglo XVI, la historia va a indicar a Famatina, como una ciudad muy importante en cuanto a la búsqueda del oro por parte de los primeros conquistadores, pero será alrededor de 1940, cuando en los Valles de Famatina, en la provincia de La Rioja, la Cooperativa La Riojana comenzará su actividad vitivinícola, que luego será el primer escalón al cultivo del olivo, y que dará lugar a la producción de todos los aceites de oliva La Riojana.
Luego de que en 1940 comenzara su actividad vitivinícola en la provincia de La Rioja, la Cooperativa La Riojana logrará convertirse en una gran asociación de 496 vitivinifrutícolas que serán los representantes del 80% de los pequeños y medianos productores de toda la provincia. Será a partir del 2005 cuando comenzará con la actividad de elaboración de aceite de oliva en este Valle de Famatina, donde las condiciones son óptimas para el cultivo del olivo, con altitudes que alcanzan los 1200 msnm y gran amplitud térmica, con una cosecha temprana y un grado de heliofanía importante que le confiere una maduración excepcional del fruto.
Los Valles de Famatina se encuentran a alturas que rondan los 1000 a 1700 metros sobre el nivel del mar, las precipitaciones alcanzan los 130 mm anuales, por lo que la humedad es baja, los suelos son con texturas franca a franca-arenosa, y posee una amplitud térmica de alrededor 18 ° C.
Entre los aceites de oliva que elabora la Cooperativa La Riojana, se encuentra el blend La Riojana Virgen Extra Alta gama, el aceite de oliva La Riojana Virgen Extra Orgánico y el aceite de oliva Terranova Virgen Extra, cada uno de ellos con diferentes características organolépticas.
El aceite de oliva Terranova es un blend que presenta un color amarillo dorado intenso con notas verdosas, aromas a hierba recién cortada, leves notas de aceituna, suave y ligerísimo picor en boca, por su parte el aceite de oliva orgánico posee un color amarillo, con tonalidades de verde más acentuadas, en nariz se expresa con notas herbáceas, algo más aromático que el anterior, reproduciendo lo herbáceo en boca con un leve amargor en el final. Y finalmente, el blend virgen extra alta gama de La Riojana presenta un color amarillo intenso, con reflejos verdes, aromas muy frescos y frutales, expresando en boca notas de frutos tropicales, algo cítrico, muy refrescante y equilibrado, con un picor más persistente en final de boca que le aporta un sabor especial.
Evidentemente, La Rioja se fue convirtiendo, año tras año, en una región óptima para el desarrollo del olivo y de la elaboración de sus aceites de oliva, y esto fue permitiendo posicionar a la provincia riojana entre las más destacadas en el mapa olivícola y en todo el marco de lo que significa la producción nacional de diferentes varietales de aceite de oliva. Bon Appetit.

ACEITE DE TRUFA BLANCA: "EL DIAMANTE DE LA COCINA"

Hemos visto en estos tiempos una gran cantidad de aceites de oliva, también hemos hablado de las diferentes variedades de aceituna y una diversidad de plantaciones adecuadas para su cultivo, pero en esta ocasión vamos a hablar de un hongo muy apreciado y abundantemente solicitado en muchas partes del mundo, se trata del Tuber Magnatum, más conocido en el mundo gastronómico como la trufa y en esta oportunidad aceite de oliva italiano, premium y de Tartuf Langhe.
Se cuenta que la trufa tiene una historia de alrededor del año 1700 antes de nuestra era y los primeros en utilizarla habrían sido los sumerios que la mezclaban con una diversidad de plantas y cereales. Posteriormente los romanos en el período clásico producirán la Tuber Magnificanus, la Tuber Melanosporum y la Tuber Magnatum. La trufa blanca proviene de Langue, área del Piamonte, al norte de Italia, está rodeada de colinas, bosques, valles y a la vera del río Tanaro, precisamente en un pueblo llamado Roero, (muy cercano a la ciudad de Alba), se encuentran las tierras en las que se han plantado trufas de Tartuf Langhe, empresa dedicada a la producción de productos gourmet que van desde aceites y vinagres, hasta salsas, pastas, aderezos y dulces de la codiciada trufa.
Domingo Montanaro Bertolusso y Beppe son los encargados de investigar, producir y elaborar, en base a investigaciones con el Centro de Estudios de la Universidad de Turín, espacios de tierras sin ningún signo de contaminación, en las que han plantado trufas rodeadas de avellanas y robles, permitiendo el crecimiento ideal del hongo.
Esta trufa blanca conocida también como “el diamante de la cocina” por su elevado valor comercial, crece de manera silvestre entre los 30 y 40 cm bajo tierra entre las raíces de los álamos, sauces y avellanos, donde antiguamente los cazadores junto a los cerdos incursionaban hasta localizarlas por la atracción que les producía a los porcinos, a los que tuvieron que sustituir con perros adiestrados que buscan trufas blancas que rondan entre 4.000 y 8.000 euros el kilo.
El aceite de oliva de trufa premium de Tartuf Langue tiene depositado en su interior trozos de trufa presentando un color amarillo dorado, con suaves aromas frutales y herbáceos, muy delicados, con sabores finamente ahumados, almendrados y algo especiados, percibiéndose notas de roble y un distinguido y tenue picor en final de boca, siendo muy equilibrado y con una armonía que combina maravillosamente con delicadas ensaladas, risottos y pastas en las que se destaca primordialmente la razón que erige a la trufa blanca como un auténtico “diamante de la cocina”. Bon Appetit






DE LA SIERRA: ACEITE DE OLIVA DE URUGUAY

A lo largo de nuestro recorrido por los aceites de oliva, hemos visto la influencia que produce el clima y suelo de determinada región, como también así la tecnología que se dispone para la producción de la aceituna, es así que al recorrer determinados terroir nos encontramos con una región que se encuentra en Uruguay, en la cual se implantaron olivos de la empresa Olivos del Campanero y al que han llamado aceite de oliva virgen extra De la Sierra.
Los olivos fueron plantados en el año 2004 en el paraje Campanero, en la capital del Departamento de Lavalleja por SOMACOR, conocido también como “Olivos del Campanero”, y que en esos parajes instalaron la empresa con el principal objetivo de producir aceite de oliva virgen extra de primera calidad, en este mismo sitio, hay un vivero que contiene plantas de diferentes variedades de olivo.
Del mismo modo, con el objetivo de producir un aceite de oliva virgen extra, se instalará un molino de aceite de oliva, también conocido como Almazara, produciéndose la molturación de la aceituna. Este equipo está compuesto por un equipamiento italiano con una línea de producción de 200 kgs por hora, máquina de llenado de los envases y la tapadora.
En este sentido, el proceso comenzará con la cosecha de la aceituna con un estricto control del estado del fruto en las plantaciones, para no perder calidad con golpes y diferentes daños que se puedan provocar. Es importante destacar que el tiempo del procesamiento no debe demorar más de 24 hs después de cosechada la aceituna, luego se la recibe, se limpia con aire, se la envía a la amasadora y posteriormente va al decanter, pasando el aceite inmediatamente a los tanques de acero inoxidable acondicionados para la guarda del aceite.
La producción de Somacor se basa en aceites de oliva extra virgen y aceites de oliva saborizados, son aproximadamente 30 hectáreas en las que se encuentran plantadas variedades como la Arbequina, Barnea, Frantoio, Lección, Picual y Picholine.
En esta ocasión estamos frente al aceite de oliva extra virgen Selección De la Sierra que presenta un aspecto visual amarillo dorado con tonalidades verdosas, aromas muy frutados con notas de manzanas que se traducen en boca, con algunos aportes de bananas, frutos tropicales, con una textura suave y equilibrada compartiendo un final de ligero picor y amargor que expresa el trabajo dedicado durante la producción y todo lo que tiene relación con el aporte de la adecuada tecnología aplicada para la elaboración y fabricación del aceite de oliva. Bon Appetit.


Las notas de éste Blog estan registradas en:

Dirección nacional del derecho e autor
Registro nº845076-819756



Gracias por tu visita